La reactivación del club El Mirador, el sueño hecho realidad

El Club Social y Deportivo El Mirador fue fundado el 16 diciembre de 1957. Su primer presidente fue Elbio Peralta y junto a Julio Lorca, Héctor Ponce, Oscar Gómez, Antonio Musri, Benigno Musri, Carlos Musri, Atalibar Acosta, Roberto Sáez, Horacio Rumbo, Quito Humberto, entre otros, cumplieron el sueño de crear un nuevo club en el distrito El Mirador en el departamento de Rivadavia. Algunos de sus fundadores todavía viven en la zona y otros han emigrado.

Así empezó el sueño

Hace 62 años compraron de palabra el terreno donde se ubica la Sede Social en calle Guillermo Cano s/n, y con mucho esfuerzo a través de la realización de bingos, peñas, juntaron los recursos económicos para pagarlo y edificar la sede.

Luego sobre la misma calle hacia el Oeste la firma Catena les donó el terreno para la construcción de la cancha de fútbol. Este predio lleva el nombre “Estadio Nicolás Catena”.

Después de varios años de gloria y una activa participación deportiva en La Liga Rivadaviense de Fútbol, la institución quedó en estado de abandono.

Reactivar el club

Hace tres años un grupo de jóvenes se propuso hacer algo por el distrito y como objetivo reactivar el club. Fue así que formaron una Comisión directiva para poner en marcha el proyecto de recuperar el club que con tanto esfuerzo construyeron sus antepasados.

El proyecto se inició con la refacción del edificio de la sede y luego se fueron introduciendo en lo deportivo con la ansiedad y el deseo de competir, para lo cual se ha hecho una gran inversión en la cancha con el cierre olímpico del campo de juego.

 Ahora van por el cierre perimetral de todo el predio, la reconstrucción de los camarines y construir nuevas tribunas para estar en condiciones y cumplir con las reglas que rige la Liga Rivadaviense de Fútbol. Además van a terminar de acondicionar la casa que pertenece a la institución que lo vienen realizando de a poco.

Está proyectado un pulmón verde en el predio donde se encuentra la cancha de fútbol con la construcción de churrasqueras y una pileta para contener a los niños en el verano y para las familias del distrito.

Otros de los proyectos ambiciosos que tienen en carpeta es poder construir un salón en la parte de atrás de la sede en un terreno de 1.200 mts m2; para que sea un lugar de todos los socios y puedan utilizarlo en diferentes actividades sociales. Además de la construcción de un playón deportivo para incorporar nuevas disciplinas deportivas como futsal, vóley, hockey, entre otras.

La idea este año es empezar a brindarles un espacio a los adultos mayores con actividades sociales y no solo deportivas, ya que ellos en el distrito no tienen su espacio.

Todo lo realizado se ha hecho con fondos propios con el trabajo que van ejecutando durante todo el año. Son 17 personas que integran el grupo de trabajo, y a veces les cuesta ponerse de acuerdo, porque todos tiran propuestas distintas, y se llega al consenso priorizando al club, la comunidad, al distrito y la transparencia sobre todo.

Siempre organizan distintas actividades para recaudar fondos, como bingos, campeonatos de truco, cuadrangulares, y la ya clásica peña anual Cosechando Sueños. Además del apoyo de la Municipalidad de Rivadavia que siempre colabora para poder concretar los proyectos.

La Cooperativa Eléctrica y Anexos Popular de Rivadavia, a través de su presidente, Javier Fornasari, donaron los reflectores led para la iluminación del campo de juego.

La actual Comisión directiva ha complementado toda documentación para la personaría jurídica. Una vez obtenida podrán gestionar subsidios en la Provincia y la Nación para la construcción del playón deportivo.

Este año vuelven a La Liga Rivadaviense de Fútbol, donde han pasado más de 30 años de la última vez que el equipo de primera división jugó su último partido en esta liga.

También se ha incorporado el fútbol femenino. Asimismo seguirán participando del Torneo Municipal de Fútbol Infantil, sin dejar de lado lo social que es lo que impulsa la gestión del club.

El broche

Algunos simpatizantes comenzaron a nombrar al equipo de fútbol con el apodo de “El Broche”, y se fue posicionando cada día más ese apodo, a tal punto que así los conocen en los departamentos del Este de la provincia de Mendoza.

“Como protagonistas de la institución nos hacemos llamar así. Donde vamos, cada vez nos están nombrando así. Nos ha agarrado como un sentido de pertenencia ese apodo interminable”, puntualizó Alfredo Martín, presidente de la Comisión directiva.

Ladrón de mis sueños

“Cuando decidimos reactivar esto no sabíamos con qué nos íbamos a encontrar. Las esperanzas que nos daba gente de instituciones cercanas nos decían que era casi imposible reactivar un club sin gente, muy deteriorado, con muy poca ayuda y nosotros sabiendo todas las adversidades que teníamos por delante decidimos encararlo, decidimos hacerlo”, recordó Martín.

Y añadió que “cuando decidimos competir deportivamente nos dimos cuenta que era impresionante, ya no era solamente un club, un distrito, era una pasión”. De ahí se decidió por el eslogan “Ladrón de mis sueños”.

Espíritu de lucha

Fue el primer eslogan que comenzaron a utilizar porque “cuando empezamos a ver que la gente nos apoyaba, que creía en nosotros por la honestidad y la transparencia que nos manejamos nos dimos cuenta que es todo espíritu de lucha. Luchar, luchar y convencer a la gente que uno está capacitado para hacerlo, nos sentimos muy identificados con esos eslóganes y por eso lo llevan nuestras banderas”, explicó el dirigente.

Blanco y negro

Son los colores que identifican al club, ahora se les está dando tonalidades distintas para ir innovando con los colores blanco y el negro en la indumentaria que los simpatizantes van adquiriendo para identificarse con la institución.

El sueño hecho realidad

Todos los integrantes de la actual Comisión directiva tienen sus actividades particulares y problemas como todos los mortales, pero el sentido de pertenencia al club se hizo realidad como aquellos fundadores que con esfuerzo y constancia lo concretaron hace 62 años el sueño de un nuevo club en el distrito.

El espíritu de lucha no es solo de ellos, sino de todos aquellos que se suman a colaborar día a día.

Las mujeres también son protagonistas en cada actividad que se desarrolla, ahí están ellas presentes para colaborar.

El club está a 37 km del km 0 de la ciudad de Rivadavia. Ahí, en ese lugar, hay un grupo de personas que trabaja constantemente para que el Club Social y Deportivo El Mirador, sea el lugar de encuentro de la familia, de los amigos, para fortalecer los lazos de amistad con actividades sociales y deportivas.

Tambien te puede interesar