Martín Rodríguez, una persona con sueños e ideas

Martín Rodríguez, quien tiene un problema motriz de nacimiento. Su mano derecha no fue bien formada y al nacer le dio una parálisis en su cuerpo. A los 7 años de edad sus padres le iniciaron los trámites para pensionarlo.

Su incapacidad motriz no le fue un impedimento para cursar sus estudios primarios en la escuela Amadeo Jaques en calle Cerro Overo, en el distrito Los Campamentos, y la secundaria en la escuela Normal República de Chile (hoy Profesor Francisco Humberto Tolosa) en la Ciudad de Rivadavia.

Hasta los 15 años vivió en la finca de Greco en el distrito Los Campamentos. Posteriormente se fue a vivir al barrio Albarracín Godoy donde reside en la actualidad, El Mirador, cuando le entregaron la vivienda a su padre.

Hasta los 18 años fue a un neurólogo que lo fue rehabilitando para estirar las manos y las piernas. “Gracias a Dios ando bien”, declaró.

Martín hoy tiene 43 años, y pone especial énfasis en el apoyo que siempre le ofreció su papá Francisco Rodríguez (falleció hace 12 años) y su mamá Rosa Ana Vargas. Agradece a ellos “porque nunca me escondieron”, afirmó. “Gracias a Dios ellos siempre me apoyaron en todas las decisiones que yo he tomado”.

Un buscavida

A los 18 años un amigo lo llevó al taller de la empresa El Rápido, que estaba en calle Anzorena y Mariano Gómez. Allí empezó a limpiar los coches de transporte público de pasajeros y luego haciendo limpieza del taller. Ahí estuvo cinco años.

Después de eso sus padres le tramitaron la licitación de uno de los kioscos municipales. Se le adjudicó el que estaba ubicado en Anzorena a metros de calle San Isidro en la Ciudad de Rivadavia. Durante tres años lo tuvo concesionado hasta que lo cerró por la crisis del año 2000 – 2001.

Posteriormente puso una verdulería en barrio Florida. Ahora es vendedor ambulante de golosinas arriba de los colectivos en el recorrido de San Martín, Rodeo del Medio, Rodeo de la Cruz. “Hoy lo que más se vende son alfajores, galletas. A pesar que la gente cuida la plata, pero se vende”, explicó.

Si bien es cierto que no paga pasaje, es un agradecido con los choferes y los inspectores que lo conocen. “Tengo buena amistad con ellos y me quieren mucho”, recalcó.

Militante político

Es algo que trae de su infancia, porque su padre era militante peronista. “Por eso siempre me gustó la política y siempre he estado apoyando a varios candidatos en Rivadavia, a pesar que mi padre no era de llevarme a los actos y a mí me gustó lo que él hacía”, recordó.

Martín quería ser candidato del Partido Justicialista y entonces empezó hacer publicidad para ir viendo y midiendo que pasaba. “La idea mía era ir en una lista del PJ en un lugar en los casilleros que pudiera entrar, pero todavía no estaban definidos los precandidatos. Era obvio que era imposible que me dieran un lugar como encabezar la lista”, aseveró.

En el corriente año formó la Mesa Departamental del Partido de los Jubilados que preside en la actualidad. En las últimas elecciones PASO del 9 de junio fue precandidato a concejal.

Su acercamiento al Partido de los Jubilados nació como “una locura mía, porque yo quería ser candidato a concejal en ese entonces”, afirmó. Pero antes de tomar la decisión, habló con su amigo, Cristian Panella, a quien considera un hermano. “Entonces me dijo Cristian: Hermano, si estás convencido, metele”.

Recordó como fueron sucediendo los hechos. Todo cambio un día cuando se fue a trabajar y en la terminal vio un cartel del Partido de los Jubilados donde “había un número de teléfono y se me prendió lamparita”.

“Llamé y hablé con una secretaria y al otro día tuve una reunión con ellos y les expliqué lo que yo estaba haciendo (en Rivadavia). Entonces me dijeron: de candidaturas no hables, de candidaturas no hables más, empezá a afiliar porque todavía estaba en formación y había que afiliar. Hasta que salió la personaría jurídica como partido oficial”, comentó.

Una vez oficializado el partido llegó el momento donde tuvo que buscar los precandidatos para conformar la lista de concejales, intendente y la mesa departamental del partido.

Destacó la oportunidad que le ha dado el Partido de los Jubilados. “Es para mí muy importante, algo nuevo para que vea la sociedad también que una persona con discapacidad tiene ideas, tiene sueños para los discapacitados”, subrayó.

Si bien no obtuvo el porcentaje mínimo para ser candidato a concejal, pero su participación no terminó en las Elecciones PASO, sino que ahora está apoyando la candidatura para la reelección del intendente Miguel Ronco.

“Vamos a apoyar a Miguel para que vuelva ser intendente de Rivadavia. Estoy convencido de que Miguel ha hecho muchas cosas para los rivadavienses. Hay muchas cosas que todavía hacen falta, yo creo que esto no se tiene que cortar, hay que seguir el mismo proyecto que tiene Miguel”, afirmó.

Si le ofrecen trabajar en la municipalidad le gustaría hacerlo en el Área de Discapacidad solamente para ayudar a los discapacitados. Mencionó que cuando estuvo haciendo campaña llevó como propuesta traer una delegación de ProFé a Rivadavia porque hay muchos discapacitados que por un medicamento, por unos pañales tienen que viajar a la Ciudad de Mendoza, hay gente que se puede mover y hay otros que no lo pueden hacer.

Otros de sus propuestas es que haya un vehículo de traslado tipo ambulancia, para aquellos discapacitados y jubilados que necesitan ir al médico en la mañana hacerse un estudio al hospital por ejemplo.

Martín Rodríguez, es uno de los tantos ejemplos de superación día a día.

En la foto de portada el Dr. Javier Fornasari, presidente de la Cooperativa Eléctrica y Anexo Popular Rivadavia Limitada junto a Martín Rodríguez.

 

Tambien te puede interesar